La dura tarea de los colegios para regular el uso de celulares

Frente a la irrupción de los smarthpones desde 4° básico, los establecimientos buscan el equilibrio entre las normas y respetar que la tecnología está en la vida de todos, incluidos los niños.

El Colegio Alemán de Santiago en 2013 encuestó a sus alumnos de 7° básico a 3° medio, para saber cuántos usaban celular. De 684 alumnos, el 90% tenía un smartphone. El elevado número los llevó a regular su uso. En su reglamento dice: “Está prohibido usar el teléfono celular o cualquier aparato electrónico durante clases, incluyendo las horas de reemplazo, talleres, preuniversitarios o similares. Esto también incluye a los profesores”.

Así como el Colegio Alemán, otros establecimientos han diseñado estrategias para buscar un equilibrio entre las normas y respetar que la tecnología es parte de la vida de todos, incluidos los niños. (Ver recuadros).

Las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) no sólo han creado nuevas formas de relacionarse, sino que también nuevos conflictos entre los escolares, indica Daniel Halpern, académico de la Facultad de Comunicaciones de la U. Católica: “Esto es especialmente relevante si se toma en cuenta que hoy más del 90% tendría acceso a las tecnologías a través del celular y que esa gran mayoría, obtuvieron por primera vez un dispositivo propio alrededor de los 10 años”. La mayoría no cuenta con plan de datos, dice Halpern, pero siempre tienen un lugar donde conectarse.

Los escolares chilenos están muy conectados y se mantienen así en clases. Lo muestra un estudio de las Facultades de Educación, Comunicaciones y Psicología de la U. del Desarrollo (UDD), a 900 estudiantes de 4° básico a 8° básico. “Ya en cuarto básico gran parte tiene celular, y en octavo la mayoría”, dice Trinidad Ríos, directora de Pedagogía en Educación Básica de la UDD.

De los escolares, el 76,3% tenía smartphone, dice el sondeo. En 4° básico la cifra fue 72,5%, 65,4% en 5° básico, un 74,5% en 6° básico y un 85% en 7°. ¿Para qué lo usan en el colegio? En WhatsApp (65,7%), Facebook (26,6%) y otras redes sociales (7,7%). Además, un 64% lo utiliza más de una hora  y 13,9% más de cuatro.

¿Qué edad es indicada para tener un celular? Según estudios, dice Halpern, en términos psiquiátricos y cognitivos, se recomienda desde los 14 años un smartphone.

Clases poco atractivas

Mónica Peña académica de la Facultad de Psicología U. Diego Portales (UDP), aclara que los colegios  se basan en reglas y normas, y el uso del celular debería estar reglamentado y razonado por la comunidad. “Hay muchos niños y niñas que usan el celular como una forma de alivianar la “logística” familiar, y en todos los casos sólo tiene uso recreativo”, dice.

Que usen el celular se debe en parte porque la experiencia de aprendizaje para muchos se ha vuelto aburrida, agrega el asesor en tecnologías de la educación Elías Tefariki: “La tecnología podría ser un medio más en la experiencia que genera el profesor, pero no es habitual que se ocupe de ese modo, sino para mandar mensajes o para desafiar al profesor”.

El uso del celular se deja al libre albedrio y se regula, dice Tefariki, dejándolos en una caja de zapatos. “Lo común es que el profesor reúna todos los celulares en una caja de zapatos y pierda tiempo de su clase recolectando celulares”.

Regular y no prohibir 

Prohibir no tiene sentido, dice Tefariki. Lo que se debe hacer es regular y administrar su uso: “Pero es un tema cultural y toma tiempo. No se ha pensado cómo  vincular la experiencia de aprendizaje con la tecnología”.

Larry Rosen, investigador de la Universidad Estatal de California, señala que el celular puede ser una herramienta educativa maravillosa en el aula y fuera de ella. “Pero puede ser perjudicial si el estudiante se distrae con el teléfono y siente la necesidad constante de ver sus medios sociales y otros sitios web”, indica  a La Tercera.

¿Se puede incluir en el aula? “Absolutamente”, asegura Rosen. La recomendación es que los maestros den espacio para ver los mensajes de texto, redes sociales, correo electrónico, etc. “Si los estudiantes están en constante control de sus teléfonos,  se puede empezar por ver sus teléfonos cada un minuto y luego dejarlo en silencio, después programar una alarma durante 15 minutos y cuando suene darles un minuto para ver y en silencio, para luego repetir todo el día hasta que se sienta cómodo el proceso y luego aumentar el tiempo a 20, 30 ó más minutos”.

Rosen aclara que el uso del celular genera mucha ansiedad. “Nuestra investigación muestra que los estudiantes que utilizan sus teléfonos a menudo y todo el día, comienzan a ponerse ansioso luego de 10 minutos de apagar su teléfono. Por eso hay que empezar poco a poco, y en el minuto 15 aumentar su capacidad de concentración”, indica Rosen.

Colegio San Ignacio El Bosque
El celular como elemento distractor

Establece en su Reglamento Interno que los estudiantes deben mantener una participación activa durante las actividades pedagógicas, por lo que el uso de elementos distractores (juegos de video, teléfonos celulares, etc.) serán retirados por los profesores y/o encargados de convivencia escolar, quienes en una primera instancia buscarán ayudar a los estudiantes a tomar conciencia de su actitud en la sala de clases. Ante la reiteración de este tipo de conducta, se informará a los apoderados en una entrevista personal.

Colegio Alemán de Santiago
Portacelulares en cada sala

Está prohibido usar el celular durante clases, incluye horas de reemplazo, talleres o preuniversitarios. Al comienzo de la clase el alumno debe depositar su celular en un portacelular. Si un alumno es sorprendido contraviniendo el instructivo el profesor le pide al alumno que retire la batería del teléfono y se la entregue o entregue el teléfono. Si un alumno no sse niega a hacerlo, el profesor requisa el teléfono. Ese comportamiento es una falta leve y le devuelve el celular o la batería o el aparato al final de la clase. Si un profesor sospecha que un alumno consulta o ingresa información al celular, debe retirar el aparato completo y mantenerlo a la vista sobre la mesa de profesor hasta el final de la hora.

The Newland School
Recreos yclases sincelular

Los alumnos pueden llevar el celular al colegio, pero dejarlo en silencio. En clases y recreos no se puede ocupar, si se ve algún alumno con el celular se le quita y lo debe retirar el apoderado. El colegio indica que determinaron la media porque es un elemento distractor para las clases, interrumpe y durante los recreos se debe fortalecer la convivencia entre ellos, de lo contrario cada uno se aislaría. La reacción de los apoderados ante las medidas, dicen que ellos muestran  poco apoyo en el momento de sancionar.

Colegio Villa María Academy
Permisopara 7°básico a 4° medios

Antes de 2013 el uso de celulares estaba prohibido en horario escolar. Luego de evaluar los pros y los contras, modificaron el reglamento que estableció que las alumnas de 7° básico  a 4º medio pueden usarlos solo en los recreos y en las horas de almuerzo.  Está prohibido el uso en clases, excepto con el permiso del profesor para usarlo con fines pedagógicos, expresado con claridad y a todo el curso.  Las alumnas de 6° básico hacia abajo tienen prohibido el uso de celulares durante toda la jornada escolar y en todas las circunstancias. En cada sala hay un lugar designado para que las alumnas dejen sus teléfonos en pruebas, trabajos, o en cualquier otra situación que el profesor estime necesario.

Fuente: La Tercera

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>