El valor de la tecnología para las niñas en mercados emergentes

El más reciente Informe Global de la Brecha de Género organizado por el Foro Económico Mundial destacó que gran parte los 145 países sondeados continuaron logrando progresos para poner fin a la desigualdad de género. El estudio mide el tamaño de la brecha de dicha desigualdad de género en la participación en la economía y el mundo laboral cualificado, en política, acceso a la educación y esperanza de vida.

Países como Islandia, Finlandia, Noruega, Suecia, Bélgica, Nicaragua, Filipinas y Ruanda fueron los más destacados por sus esfuerzos en la búsqueda de la paridad. El reporte también reveló que 35 países han cerrado la brecha de la salud y la esperanza de vida total y 25 países han cerrado la brecha de logros educativos. A pesar de las noticias positivas, demasiados países siguen quedándose atrás, particularmente los países emergentes o en desarrollo.

Las mujeres en los países en desarrollo gastan una gran cantidad de tiempo en el cuidado de sus familias y en actividades comerciales dentro de sus comunidades. Estas comunidades pueden servir como incubadoras para el cambio positivo de los gobiernos y la sociedad civil, que a su vez, deben apoyar programas, centros de desarrollo comunitario y actividades sociales que ayuden a cerrar la brecha de género.

Según este último indicador, Chile presenta un 69,8% de desigualdad de género situándose en el puesto 73 del ránking mundial. Según el informe de Intel, Mujeres y la Web, en 2010 Michelle Bachelet en su calidad de Subsecretaria General y Directora Ejecutiva de ONU Mujeres puso especial énfasis en cómo la actual era digital ha contribuido en el empoderamiento femenino. “Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) representan una importante oportunidad para avanzar la igualdad de género, el empoderamiento de las mujeres y el desarrollo equitativo. Las TICs y el acceso a Internet proporcionan la infraestructura básica para el siglo XXI y un conjunto de herramientas que, cuando se usan apropiadamente, pueden ofrecer beneficios para las mujeres en todas las esferas de la vida. Dada la convergencia con los medios tradicionales, el uso de la tecnología ofrece un mecanismo para combatir los estereotipos de género generalizados que continúan interponiéndose en el progreso de la equidad en este tema” señaló en uno de los foros.

Screen Shot 2016-02-22 at 9.54.39 PM

Tabla de puntuación de Chile en los últimos años

Definitivamente todo apunta a que el corazón de la solución es la tecnología. La tecnología juega un papel cada vez más importante como parte de la ecuación en el alivio de la desigualdad de género. En pocas palabras, la tecnología y el fácil acceso a ésta puede liberar a las mujeres de su aislamiento y aportar un camino orientado al empoderamiento de la información y el desarrollo de nuevas comunidades. Hay muchas organizaciones recientemente que están defendiendo esto y han demostrado efectividad. Por ejemplo, el uso de expansión de las mujeres de la telefonía móvil permite el acceso a diferentes plataformas informativas relacionadas a la salud, los derechos legales, la seguridad y la banca, lo que otorga a las mujeres una independencia de facto.

Sin embargo, las barreras como la discriminación de género, la falta de confianza, las dificultades del idioma, el bajo nivel de alfabetización y la falta de tiempo y dinero siguen impidiendo que las niñas y las mujeres jóvenes de tomar el máximo provecho de la tecnología.

Superación de las Barreras

Las soluciones comienzan en los establecimientos educativos que deben fomentar el pensamiento crítico y la innovación; que necesitan para dar cabida nuevas formas para que las niñas participen en actividades extraescolares con el fin de estimular nuevas formas de pensar que pueden ayudar a ellas adquieran habilidades para el empleo en el sector de la información y la tecnología.

La solución también deben provenir del sector público y privados y, si trabajan juntos, tanto mejor. Nos enfrentamos a la necesidad de más políticas de promoción y apoyo para hacer Internet más accesible y asequible para las niñas en los países en vías de desarrollo como Chile. Ofreciendo oportunidades tales como herramientas para involucrar a los estudiantes en el aula, por lo que la enseñanza más participativa sería fomentar la investigación dirigida por estudiantes construyendo novedosos canales de comunicación para motivar las habilidades de alfabetización digital. Lo más importante para garantizar que las niñas tengan igual acceso a los equipos. En los casos en que estas niñas no tengan acceso a la salas de clases, puede ser llevado a ellas a través de la formación profesional o actividades extracurriculares. Un número creciente de países están incluyendo el género como un componente clave de sus planes nacionales de banda ancha, por ejemplo, Nigeria ha puesto en marcha recientemente planes que promueve el acceso y los incentivos para la capacitación de las mujeres a usar internet.

La educación y la generación conciencia con la familia es fundamental. Los hombres y los niños deben participar como aliados en este proceso. Sus comportamientos tienen que cambiar. Cuando los padres, hermanos y compañeros masculinos son conscientes, comprometidos, el ambiente es favorable al desarrollo y los derechos de las niñas, lo que jugará un papel decisivo en el cambio de las percepciones más amplias.

Las niñas necesitan remodelar y ampliar el acceso a modelos femeninos

Lo escuchamos una y otra vez: para empoderar a la mujer es capacitar a una nación. Usted invierte en una mujer y ella va a invertir en su familia y en su comunidad. No hace falta decir que las mujeres que tienen acceso a una educación tienen más posibilidades de contribuir al crecimiento económico, así como tomar mejores decisiones sobre la gestión de la salud y la riqueza. Nuevamente la conciencia, la promoción y la educación de las mujeres es esencial si tenemos alguna esperanza de empoderar a las niñas en las sociedades patriarcales que tradicionalmente no tratan a las mujeres como iguales.

Según un informe de 2010 de la Fundación Cherie Blair GSMA,  el uso de los “teléfonos inteligentes” puede transformar la vida de las mujeres en el mundo en desarrollo: de las más de 2.000 mujeres encuestadas entre cuatro países de bajos a medianos ingresos (Bolivia, Egipto, India y Kenia), el 41 por ciento de las mujeres reportaron aumento de los ingresos o logros profesionales, el 85 por ciento acusó mayor independencia, y el 93 por ciento reportó sentirse más seguro debido a la propiedad de teléfono móvil con acceso a internet.

Estos índices han demostrado la importancia y las oportunidades que tienen las mujeres para ser capaces de entender y utilizar las tecnologías. Sin duda es un impacto positivo respecto a la libertad de de expresión, de educación y de empleo femenino. La oportunidad de crear negocios para lograr que las mujeres y las niñas se integren al mundo digital es enorme. Por ejemplo el informe Mujeres y Web de Intel mostró que si 150 millones de niñas y mujeres estuvieran en línea se crearían aproximadamente entre US$ 50 mil millones y US $70 mil millones y esto podría contribuir a un estimado de US$ 13 mil millones a US$ 18 mil millones al año para el crecimiento del PIB de los países.

El potencial de la tecnología para mejorar la vida de las mujeres y las niñas es demasiado grande la oportunidad de desperdiciarlo. El hecho de no hacer uso del talento de las mujeres seguirá socavando los mercados emergentes el desarrollo económico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>